SISTEMAS DE ANDENERÍA

Las Culturas Pre Hispánicas especialmente los Inca y Huari construyeron enormes sistemas de andenería por toda la Sierra Peruana para aumentar la producción, controlar la erosión de los suelos y ayudar en el manejo de aguas.

 

Esta estimada que hay alrededor de 1 millón de hectáreas de andenes en el Perú de lo cual más que 50% son abandonados o en un estado de deterioro, debido inicialmente a los dramáticos cambios sociales y económicos introducidos por los españoles, separando las poblaciones locales de sus aldeas de origen. Más recientemente, las actividades mineras, el robo de las piedras para construir viviendas y corrales, migración constante a la costa y los cambios en la actividades agrícolas desde la década de los 60 han continuado este proceso.

 

Hay algunos lugares en el Perú como el Valle Sondondo y el Valle Colca donde los sistemas de andenería están intactos aún. Estudios en esas zonas muestran que los Sistemas de andenería con riego ofrecen muchas ventajas ambientales, económicas y sociales. Estos incluyen:
– Un uso eficiente del agua. Hay muy poca escorrentía superficial porque las plataformas son casi planas. Además suficiente agua queda dentro de los suelos de las terrazas para mantenerlos húmedos. El exceso se filtra hasta el siguiente andén.
– Las piedras utilizadas en la construcción absorben el calor durante el día, liberándolo por la noche – creando microclimas que ofrecen cierta resistencia contra las heladas fuertes.
– La erosión del suelo se reduce masivamente.
– Las condiciones cálidas y húmedas en los suelos favorecen las actividades de los microorganismos que contribuyen a la fertilidad del suelo.
– Sistemas de andenería ofrecen rendimientos de los cultivos de 30% a 80% superior al alcanzado en sistemas de campo en declive. A 3,300 metros y debajo de ella es posible lograr dos cosechas al año.

 

En el Valle Chicha Soras existe más que 6,000 hectáreas de andenes aunque 70% están en estado sub óptimo. En el valle Sondondo hay cerca de 4,000 hectáreas de andenes, la mayoría en buen estado. Para obras de mantenimiento y rehabilitación de los andenes y fuentes de riego cómo canales y cochas es recomendable utilizar solamente recursos de la zona como piedra, arcilla, arena y gigantón (un tipo de cactus grande que se encuentra en los Andes). En este caso el costo en materiales es mínimo y eso permite que la población pueda seguir manteniendo sus andenes en el futuro.

 

La rehabilitación de sistemas de andenería en una escala masiva puede traer beneficios importantes a las poblaciones de la Sierra especialmente ahora que ya sienten los efectos de los cambio climáticos.